Al gran pueblo argentino, ¡Salud!

Por una mejor calidad de vida para todos. Noticias, consejos y actividades para cuidarse y sentirse bien. ¡Salud! El equilibrio con uno mismo y con el entorno.

14.8.06

No olviden que el enfermo también es persona

Cuando la burocracia médica desatiende la salud del paciente y no acompaña a su familia, queda un sabor amargo. Si bien la muerte no es evitable, sí lo es el sufrimiento. Aquí difundimos una carta sincera y humana.

Su autora propone cambiar rencores por acciones legales para que no suceda lo mismo con otras personas. Un pedido desde el duelo, polémico, necesario para la reflexión.

Carta sobre la muerte de mi viejo
Viernes 11 de agosto de 2006

El 4 de julio pasado nuestro padre Aldo Pankonin ,debería haber cumplido 57 años, pero no fue así porque tuvo la desgracia de enfermarse, y la desgracia peor aún de tratarse en el hospital Durand , hospital público de la ciudad de Buenos Aires , quien lo abandonó.

5 meses antes él había ingresado a la guardia de éste Hospital por tener malestares y hemorragias, desde entonces y bajo la negligencia y maltrato del Dr. Olivera ( gastroenterólogo) quien no dio importancia al caso para acelerar los estudios, se tardaron 3 meses en dar el diagnóstico.

Sin embargo fue peor aún cuando la biopsia diagnosticó cáncer de colon y el oncólogo pidió una operación de urgencia, ya que podía producirse una peritonitis (explosión del tumor) y para comenzar a tratar al paciente con quimioterapia.
A partir de ese momento comenzó una lucha por la supervivencia, donde el servicio de proctología ,Dr. Chueco, Dra. Río Gorrini y Dr Rijana ( jefe de cirugía gral.) rechazó la orden de urgencia, pedida por su oncólogo, y pospuso la operación para más adelante...

Nos gustaría que quienes lean esta carta pudiesen ponerse en el lugar de una persona que sabe que tiene una enfermedad grave, que posiblemente no va a poder curarse, y que su único anhelo es" tratar de vivir el mayor tiempo posible y con la mejor calidad de vida posible " pero los médicos que deben procurarle este alivio, no quieren tratarlo.

Resumiendo el final de ésta historia, tras obtener ciertos contactos, los familiares conseguimos que pudiesen internarlo, un mes después de la fecha de diagnóstico. Pero incluso una vez internado, a nuestro padre no se lo trató de acuerdo a la gravedad de su estado, (no tuvo soporte nutricional, ni durante los primeros tres días de internación se presentó alguno de los proctólogos) Y desgraciadamente, como había prevenido su oncólogo, a los tres días de internación se produjo la peritonitis.

Una peritonitis, es de saber popular, tiene un alto grado de mortalidad en una persona "sana", imaginensé en un paciente inmunodeprimido, como lo es un paciente con cáncer. Nuestro viejo no consiguió el "milagro " que esperaron durante los 25 días siguientes en terapia intensiva, aunque los médicos opinaban que tenía " muchas ganas de vivir" por la manera de resistir.

Los pronósticos y los riesgos evaluados por la ciencia, no incluyen a la humillación en la balanza de las decisiones médicas. Siempre se encontrará una justificación de la imperdonable degradación del paciente que fue a poner el cuerpo, no la dignidad en manos de otro.

El cáncer representa la segunda causa de muerte en la Argentina: unas 55 a 60.000 muertes al año. Hay muertes evitables - si bien no todas - y ciertamente hay sufrimientos evitables. Hay que terminar con el abandono de los pacientes con cáncer. Hacerles conocer sus opciones, no "bajarles la persiana" sin justificación y permitir que vivan una vida digna.

El abandono de los enfermos crónicos fue una política nazi, porque no queremos que esto se repita, y el Hospital estatal, atienda a todos los pacientes, como es su función.

Les pedimos que apoyen la denuncia que haremos al jefe de gobierno Jorge Telerman , por estar el Hospital Durand bajo la órbita del Ministerio de Salud de la Ciudad autónoma de Buenos Aires.

Les agradecemos su colaboración , su esposa Liliana Gau, y sus hijas
Victoria, Patricia y Anahí Pankonin.